Buenas Nuevas de Gran Gozo: Diciembre 4

Compartelo



Buenas Nuevas de Gran Gozo: Diciembre 4

Lunes, Diciembre 4 del 2017

 

PARA LOS PEQUEÑITOS DE DIOS

 

"Aconteció en aquellos días,

que se promulgó un edicto de parte de Augusto César,

que todo el mundo fuese empadronado.

Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria.

E iban todos para ser empadronados,

cada uno a su ciudad.

Y José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret,

a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén,

por cuanto era de la casa y familia de David;

para ser empadronado con María su mujer,

desposada con él,

la cual estaba encinta."

(Lucas 2:1-5)

 

¿Alguna vez ha pensado en qué tan sorprendente es que Dios ordenó de antemano que el Mesías naciera en Belén (como lo muestra la profecía de Míqueas 5); y que dispuso las cosas de tal manera que cuando llegó el momento, la madre y el padre legal del Mesías estuvieran viviendo en Nazaret; y que, para cumplir su Palabra y para traer dos personas pequeñas a Belén en esa primera Navidad, Dios puso en el corazón de César Augusto que todo el mundo romano fuera empadronado en su pueblo de nacimiento?

 

¿Se ha sentido alguna vez, como yo, pequeño e insignificante en un mundo de siete billones de personas, donde todas las noticias se tratan de grandes movimientos políticos, económicos y sociales, y de personas sobresalientes de mucho poder y prestigio? Si usted se ha sentido así, no deje que eso le desanime o le quite la felicidad. Porque está implícito en las Escrituras que todas las inmensas fuerzas políticas y todas las gigantes complejidades industriales, sin ni siquiera saberlo, están siendo guiadas por Dios, no para su propia ganancia, sino para el provecho de la gente pequeña de Dios—la pequeña María y el pequeño José, quienes tuvieron que ir de Nazaret a Belén. Dios usa un imperio para bendecir a sus hijos.

 

No piense que, por experimentar adversidad, la mano de Dios se ha acortado. No es nuestra prosperidad, sino nuestra santidad lo que él busca con todo su corazón. Y con ese propósito, él gobierna el mundo. Como Proverbios 21:1 dice: Como los repartimientos de las aguas, así está el corazón del rey en la mano de Jehová; A todo lo que quiere lo inclina.

 

Él es un Dios grande para gente pequeña, y tenemos una gran razón para regocijarnos: que sin saberlo, todos los reyes, los presidentes, los principales y los cancilleres del mundo siguen los decretos soberanos de nuestro Padre en los cielos, para que nosotros, sus hijos, seamos conformados a la imagen de su Hijo, Jesucristo.

 

(Agradezco a Desiring God por proveer este plan. Para más información, por favor visite: http://es.desiringgod.org)



Más Frases de Vida [+]

+ reflexiones