Buenas Nuevas de Gran Gozo: Diciembre 19

Buenas Nuevas de Gran Gozo: Diciembre 19 Compartelo



Martes, Diciembre 19 del 2017

 

LA NAVIDAD ES PARA LIBERTAD

 

"Así que,  

por cuanto los hijos participaron de carne y sangre,  

él también participó de lo mismo,  

para destruir por medio de la muerte  

al que tenía el imperio de la muerte,  

esto es, al diablo,  

y librar a todos los que por el temor de la muerte  

estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre." 

(Hebreos 2:14–15) 

 

Jesús se hizo hombre porque lo que se necesitaba era la muerte de un hombre que fuera más que un mero hombre. La encarnación fue Dios mismo entregándose a la pena de muerte. 

 

Cristo no evitó la muerte. La abrazó. Eso es precisamente la razón que vino: no para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos (Marcos 10:45). 

 

¡Con razón que Satanás trató de desviar a Jesús de la cruz! La cruz fue la destrucción de Satanás. ¿Cómo le destruyó Jesús a Satanás? 

 

El “imperio de la muerte” es la habilidad de hacer que la muerte produzca miedo. El “imperio de la muerte” es el poder que esclaviza al hombre por temor a la muerte. Es el poder de mantener al hombre en el pecado, de tal manera que la muerte venga como algo horrible. 

 

Pero Jesús despojó a Satanás de su poder. Le desarmó. Moldeó una coraza de justicia para nosotros que nos hace inmunes a la condenación del diablo. 

 

Por su muerte, Jesús borró todos nuestros pecados. Y una persona sin pecado deja a Satanás sin trabajo. Se frustra su traición cósmica. “Podemos aguantar su rabia, porque su perdición es segura.” La cruz le ha vencido. Y pronto tomará su último aliento.  

 

La navidad es para libertad. Libertad del temor a la muerte. 

 

Jesús tomó nuestra naturaleza en Belén, para morir nuestra muerte en Jerusalén, para que no tengamos miedo en nuestra ciudad. Sí, sin miedo. Ya que la mayor amenaza a mi gozo se ha vencido, ¿por qué debo temer a las pequeñas amenazas? ¿Como se puede decir, “Pues, no tengo miedo de morir, pero tengo miedo de perder mi trabajo”? No. No. ¡Piense! 

 

Si la muerte (Yo dije, muerte—¡sin pulso, frío, muerto!)—si la muerte ya no es un temor, somos libres, libres de verdad. Libres para tomar cualquier riesgo bajo el sol por Cristo y por amor. No hay más esclavitud a la ansiedad. 

 

¡Si el Hijo le libertare, verdaderamente libre será! 

 

(Agradezco a Desiring God por proveer este plan. Para más información, por favor visite: http://es.desiringgod.org)



Más Contenidos [+]