La Suficiente Gracia de Dios

Compartelo



 

Yo sola, no soy nada. Yo sola, no puedo nada. Yo sola, no tengo nada. Pero yo, junto con el Dios Altísimo y Todopoderoso, somos suficientes.

 

"... de mi mismo en nada me gloriaré, sino en mis debilidades ...

Y me ha dicho: Bástate mi gracia;

porque mi poder se perfecciona en la debilidad.

Por tanto,

de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades,

para que repose sobre mi el poder de Cristo ...

porque cuando soy débil, entonces soy fuerte."

 

(2 Corintios 12:5,9,10)

 

Sí, yo sola soy débil. Pero con Dios en mí, con Su gracia que me basta para cualquier momento y cualquier circunstancia, con el poder de Cristo reposando sobre mí y perfeccionándose en mi debilidad … allí sí, Dios y yo somos más que suficientes.



Más Contenidos [+]