Colosenses 3:16

Colosenses 3:16 Compartelo



Martes, Agosto 29 del 2017

 

El otro día hice una búsqueda en google de las palabras en inglés “what dwells within” (“lo que mora adentro”), e inicialmente solo hice dos hallazgos muy inquietantes:

 

1) La canción “What Dwells Within”, cantada por una banda británica de metal pesado – todo acerca de laberintos sin salida, la debilidad, una vida consumida, el sepulcro, la mano de la muerte, un esperar sin fin, una sed sin satisfacción, una existencia sin explicación…

 

2) Un libro titulado “What Dwells Within”, escrito por una investigadora de lo paranormal – todo acerca de apego espiritual a muñecas embrujadas…

 

No fue sino hasta llegar al link número 27 (!) que yo vi algo positivo e inspirador: un sermón titulado “What Dwells Within”, predicado en Journey Christian Church en Virginia en los EEUU en Mayo del 2014 – acerca de cómo Dios anhela que todos nosotros nos acerquemos a El a través de Su Palabra.

 

¡Wow! ¿Eso nos dice algo acerca de nuestra sociedad de hoy en día? ¿Acerca de lo que nosotros como seres humanos, a un menor o un mayor grado, tenemos “morando dentro de” nosotros? ¿Cómo es posible que los primeros 26 links del Sr. Google tratando de “lo que mora adentro” apunten únicamente al desespero y a la muerte o a los fenómenos inexplicables y más allá de lo normal? ¿Eso no es bastante perturbador?

 

Es por eso que las palabras de Colosenses 3:16 son tan significativas y tan increíblemente alentadoras.

 

“Que habite en ustedes la palabra de Cristo

con toda su riqueza:

instrúyanse y aconséjense unos a otros

con toda sabiduría;

canten salmos, himnos y canciones espirituales a Dios,

con gratitud de corazón.”

 

No necesitamos que pensamientos acerca del sepulcro vivan en nosotros y nos consuman. No necesitamos que especulaciones acerca de las actividades paranormales llenen nuestro ser interior y nos embrujen.

 

Necesitamos que la Palabra de Cristo habite en nuestras mentes y nuestros corazones y nuestros espíritus – y que habite en nosotros en abundancia y en toda su riqueza. No solo raspando la superficie de nuestras mentes, no solo acariciando el exterior superficial de nuestros corazones, no solo rozando ligeramente nuestros espíritus. ¡No! Nosotros necesitamos que la Palabra de Cristo entre profundo, que penetre cada recoveco de nuestro ser interior, y que permanezca allí. Porque la Palabra de Cristo, quien es “el Camino, la Verdad y la Vida” (Juan 14:6), es la única cosa y la única Persona quien trae vida y verdad y dirección a nuestras vidas. Canciones acerca de “laberintos sin salida” no pueden hacer eso. Libros “embrujados” no pueden hacer eso. Solo Jesus, el Cristo, el Hijo del Dios viviente, tiene palabras de vida abundante y vida eterna (Juan 6:68).

 

La Palabra de Cristo, ese rico tesoro habitando dentro de nosotros, es la fuente de sabiduría para toda instrucción y todo consejo para nuestras vidas. 2 Timoteo 3:16 dice: “Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto.” En su infinita y divina sabiduria, nos enseña, nos amonesta, y nos entrena en rectitud y en vivir correctamente.

 

De la Palabra de Cristo, esta fuente de plenitud, fluyen gozo y canciones y gratitud. No el desespero y la oscuridad que sin duda la cancion “What Dwells Within” debe trasmitir. Y no el miedo y el pavor que con toda probabilidad el libro “What Dwells Within” debe producir. ¡No! Yo sé que cuando la Palabra de Cristo more en abundancia dentro de mí, entonces hay una efusión de celebración y de cánticos y de agradecimiento que salen de mi ser interior hacia Dios – entonces desde el lugar más profundo de mi alma, hacia el Altisimo y Todopoderoso Dios, fluyen rios de agua viva (Juan 7:38).

 

Por lo tanto, querid@ amig@, te animo a que consideres y cuides “lo que mora dentro de” ti. Que no sean canciones de angustia y de fatalidad. Que no sean libros de susto y de horror.

 

Como dice Colosenses 3:16 según la traducción de Voice en inglés:

 

“Que la palabra del Ungido habite ricamente sus vidas.

Con toda sabiduria enseñen, aconsejen, e instrúyanse los unos a los otros.

Canten salmos, compongan himnos y cánticos inspirados por el Espíritu,

y sigan cantando –

canten a Dios de corazones llenos y rebosando de gratitud.”



Más Reflexiones [+]

+ reflexiones