1 Juan 3:16

Compartelo



Lunes, Noviembre 20 del 2017
 
 
 
 
Amor. Amor verdadero. ¿Qué es realmente?
 
Primero, aunque Hollywood y Bollywood se esfuercen tanto por hacernos creerlo, el verdadero amor no es solamente un sentimiento - porque los sentimientos en nuestros corazones tan engañosos y cambiantes siempre vienen y se van. El verdadero amor dura para siempre.
 
El verdadero amor no se trata solamente de recibir - porque eso es egoismo, y no amor. El amor se trata más de dar, que de recibir.
 
El amor tampoco es solo sexo. El amor sin duda hace parte del sexo honorable - pero es mucho más que solo sexo.
 
Entonces, si el verdadero amor no es solamente un sentimiento, si no se trata solamente de recibir, y si no tiene que ver solamente con el sexo - ¿qué es?
 
Miremos a 1 Juan 3, que empieza hablando del amor de Dios para con nosotros...
 
Como ese amor nos ha hecho Sus hijos: "Nos predestinó para ser adoptados como hijos suyos por medio de Jesucristo, según el buen propósito de su voluntad." (Efesios 1:5)
 
Como ese amor nos distancia del mundo, no fisicamente sino espiritualmente: porque en el mundo está la práctica del pecado y de la transgresión de la ley y de la injusticia - y aquellos que viven de acuerdo a estas prácticas son hijos del diablo.
 
1 Juan 3 sigue...
 
"Este es el mensaje que han oído desde el principio: que nos amemos los unos a los otros." (v.11) No como Caín, quien era del diablo, y quien asesinó a su hermano Abel de pura envidia y rabia y odio. Más bien, verdaderamente amando y cuidando a nuestros hermanos como hijos de Dios.
 
Luego llegamos a 1 Juan 3:16 que nos explica exactamente como hacerlo:
 
"En esto conocemos lo que es el amor:
en que Jesucristo entregó su vida por nosotros.
Así también nosotros debemos entregar la vida por nuestros hermanos."
 
Si se nos dice que debemos amarnos unos a otros, tenemos que "conocer" ese amor, "percibir" y "comprender" ese amor.
 
La explicación sigue de una: este amor es el "amor de Dios", es el "verdadero amor". Y lo podemos conocer porque Jesús el Hijo de Dios nos mostró qué era al entregar Su vida por nosotros, al sacrificar Su vida por nosotros. Nadie Le reclamó la vida, nadie se la arrebató y nadie Lo forzó a darla - El entregó Su vida voluntariamente, por la autoridad que Le fue dada, y por amor a Sus amigos. "Nadie me ... arrebata [la vida], sino que yo la entrego por mi propia voluntad. Tengo autoridad para entregarla..." (Juan 10:18) "Nadie tiene amor más grande que el dar la vida por sus amigos." (Juan 15:13)
 
Sencillamente: cuando tú amas, tú estás dispuesto a entregar tu vida para esa alguien, así como Jesús lo hizo por nosotros. Entonces, siguiendo Su ejemplo de amor, nosotros también deberíamos entregar nuestras vidas por nuestros hermanos en Cristo. Porque debemos amar, no solo de palabra ni de labios para afuera, sino con hechos y de verdad.
 
Es tan facil decir "te amo" - pero es mucho más dificil vivir ese amor en acciones. Por eso Dios no nos mandó una simple carta del cielo diciéndonos cuánto nos ama. Es por eso que El mandó lo que era lo más precioso para El, Su único Hijo Jesús, a la tierra - para mostrarnos no solo de palabra sino con hechos que nos ama. Por eso Jesús vino voluntariamente a vivir con nosotros en la tierra, y luego por Su propia voluntad El sacrificó Su vida por nosotros en la cruz - para mostrarnos no solo de labios para fuera sino de verdad que El nos ama.
 
Y ahora: "Para esto fueron llamados, porque Cristo sufrió por ustedes, dándoles ejemplo para que sigan sus pasos." (1 Pedro 2:21) Nuestro llamado es sufrir como El sufrió, porque El es nuestro ejemplo. Nuestro mandato es entregar nuestras vidas por nuestros hermanos en la fe, porque El lo hizo primero.
 
Jesús entregó Su vida por ti, por amor.
 

Ahora, ¿tú estás dispuesto a entregar tu vida por los demás, así como El lo hizo por ti?



Más Reflexiones [+]

+ reflexiones