No Se Ha Acortado La Mano de Jehova Para Salvar

No Se Ha Acortado La Mano de Jehova Para Salvar Compartelo



Jueves, Marzo 22 2018

 

Lo vi en un almacén de antigüedades en Cartagena  - entre muchos muebles  y objetos de arte y de hogar muy antiguos. Casi no lo vi, porque el lugar estaba tan repleto de “cosas viejas” que fue bien difícil distinguir algo en particular.

 

Pero cuando sí lo vi, definitivamente me captó la atención. Y más que todo, porque me parecía tan raro, tan desagradable, tan incorrecto…

 

Era un crucifijo, con un Jesús colgando en el crucifijo. Pero un Jesús sin brazos.

 

Supongo que para algunas personas – los que coleccionan antigüedades por su valor histórico o monetario – podría ser un gran hallazgo. Parecía tener varios cientos de años de edad, y probablemente valía una pequeña fortuna.

 

Pero para mi, para quien la Cruz de Jesucristo significa amor y perdón, salvación y vida – ese crucifijo se veía tan equivocado.

 

Porque me acordé de las palabras de Isaías, dos preguntas retóricas y su obvia respuesta:

 

“…¿Acaso se ha acortado mi mano para no redimir?

¿No hay en mí poder para librar?...”

(Isaías 50:2b)

 

“He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar,

ni se ha agravado su oído para oír.”

(Isaías 59:1)

 

¡Un Jesús sin brazos – o un Jesús con la mano acortado – es imposible!

 

- en el principio del tiempo, Sus brazos formaron la tierra y extendieron los cielos

- Sus brazos se estiran, y tocan, y sanan, y restauran

- Sus brazos sostienen, y proveen refugio

- Sus brazos ayudan, y rescatan, y liberan, y salvan

- Sus brazos destruyen al enemigo y ganan la victoria

- Sus brazos están llenos de justicia y de deleites para siempre

- Sus brazos son fuertes, poderosos y exaltados; Sus brazos son majestuosos en poder

 

Hace 2000+ años, Sus brazos se extendieron voluntariamente en una cruz, y recibieron los clavos que Lo crucificaron allí – ¡por el amor tan profundo y tan eterno que tiene para ti y para mi!

 

Romanos 5:8 dice: “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.”

 

1 Juan 4:10 dice: “En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.”

 

Juan 3:16 dice: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

 

“Cuando se le pidió que describiera la anchura de Su amor, Cristo extendió una mano a la derecha y la otra a la izquierda y se las clavaron estando en esa posición para que tú pudieras saber que El murió amándote.” (Max Lucado: El Escogió Los Clavos)

 

Un Jesús sin brazos colgado en una vieja cruz puede ser una antigüedad valiosa y atesorada para algunos – pero para mi, ¡es una imagen de algo que no es verdad! ¡Porque mi Jesús tiene brazos que me abrazan y me sostienen y me consuelan, brazos que me perdonan y me limpian y me salvan, brazos que me fortalecen y me empoderan y me envían para vivir como el vivió!

 

Querid@ amig@: ¿tu conoces, tu has visto y has sentido los poderosos brazos extendidos de Jesús en tu vida? Recuerda: “He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar[te]”, no importa dónde estás o cuál sea tu situación de vida hoy. Mientras El extiende Sus brazos hacia ti, extiende los tuyos hacia El. El promete que Su abrazo te cambiará y te transformará la vida para siempre.



Más Reflexiones [+]