Jesus Dijo: Yo Soy El Camino, La Verdad y La Vida

Compartelo



Martes, Julio 3 del 2018

 

 

“¿Me podrías decir, por favor,

por cuál camino debería seguir desde aquí?

“Eso depende mucho adónde quieres llegar,”

dijo el Gato.

“No me importa mucho adónde–“

dijo Alicia.

“Entonces no importa por cuál camino sigues,”

dijo el Gato.

“–con tal de que llegue a alguna parte,”

añadió Alicia en forma de explicación.

“Oh, seguramente harás eso,”

dijo el Gato,

“si solo caminas lo suficiente.”

 

Esas palabras son un intercambio entre Alicia y el Gato Cheshire de la famosa novela de Lewis Carroll titulada Las Aventuras de Alicia en el Pais de las Maravillas - palabras que llevaron a una cita muy conocida atribuída a George Harrison que dice: “Si no sabes para dónde vas, cualquier camino te lleva hasta allá.”

 

Surgen unas preguntas de este intercambio entre Alicia y el Gato: ¿Cómo puedes escoger un camino cuando no sabes adónde quieres llegar? Si lo único que te importa es llegar a “alguna parte” ¿entonces cómo sabrás cuándo hayas llegado? Como lo dijo el Gato, si no importa adónde llegas, entonces no importa qué camino escoges - si caminas lo sufiente, seguramente llegarás. Pero una vez arribada a esa “alguna parte”, ¿será el lugar que estabas anhelando?

 

La cosa es ésta, que muchas muchas personas andan por la vida como Alicia el el País de las Maravillas: preguntando por el camino a seguir, sin saber y sin importarles adónde quieren llegar, contentos simplemente con llegar a “alguna parte” - por lo tanto caminan y caminan, pero nunca saben cuando han llegado, porque nunca tuvieron un final claro en la mente.

 

Es por eso que la declaración de Jesús - YO SOY EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA (Juan 14:6) - es tan sumamente importante para nosotros.

 

Porque, como lo afirmó Jesús, El mismo es tanto EL CAMINO y esa “alguna parte” donde nos urge llegar. El es el blanco, El es la meta - pero también es la vía para llegar.

 

“De hecho, en ningún otro hay salvación, porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres mediante el cual podamos ser salvos.” (Hechos 4:12)

 

“Y el testimonio es este: que Dios nos ha dado vida eterna, y esa vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios, no tiene la vida.” (1 Juan 5:11-12)

 

Porque, como lo afirmó Jesús, El mismo es LA VERDAD: no “una” verdad ni “una de muchas” verdades - y no una verdad relativa ni subjectiva. Sino “la” VERDAD: la única esencia de absoluta rectitud e integridad. Sus palabras y Sus caminos son nuestro fin, y nuestros medios para llegar a ese fin.

 

“Y el Verbo se hizo hombre y habitó entre nosotros. Y hemos contemplado su gloria, la gloria que corresponde al Hijo unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.” (Juan 1:14)

 

“Pues la ley fue dada por medio de Moisés, mientras que la gracia y la verdad nos han llegado por medio de Jesucristo.” (Juan 1:17)

 

Porque, como afirmó Jesús, El mismo es LA VIDA: solo El es y ofrece vida abundante aquí en la tierra, y vida eterna en el cielo.

 

“… yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia.” (Juan 10:10)

 

“Ciertamente les aseguro que el que oye mi palabra y cree al que me envió tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida.” (Juan 5:25)

 

“¿Me podrías decir, por favor, por cuál camino debería seguir desde aquí?” le preguntó Alicia al Gato.

 

La respuesta del Gato fue razonable, pero no valiosa.

 

La respuesta más provechosa y fructuosa es: el “camino” es JESUS. Y cuando Lo escoges a El, no andarás y andarás y luego llegarás simplemente a “alguna parte”. En el camino, y después de llegar a tu destino, descubrirás que has encontrado todo lo que jamás necesitabas y querías y esperabas, en El.



Más Reflexiones [+]