Jesus Dijo: Yo Soy La Vid Verdadera - Parte I

Compartelo



Martes, Julio 10 del 2018

 

"La Vid Verdadera" - 

una pintura original de Marg Lamendeau de Arnprior, Ontario en el Canadá

 

El es el Omnisciente.

 

El sabe todas las cosas - El entiende todas las cosas - El desentraña todas las cosas. Absolutamente nada está por fuera de Su conocimiento y Su comprensión.

 

Cuando El caminó sobre esta tierra hace más de 2000 años, El hablaba a la gente de cosas grandes como la vida, el mundo, la salvación, la resurrección y la verdad.

 

Pero siempre hablaba de ellas con palabras sencillas y en imágenes que Sus oyentes facilmente podían entender. El hablaba del “pan” de vida - de la “luz” del mundo - de “puertas” y de “ovejas” - de buenos “pastores” - de “caminos”…

 

Y una noche en Jerusalén, sentado en la última cena de Pascua que iba a comer con Sus doce discípulos, comiendo pan y tomando vino, El pronunció estas palabras:

 

“YO SOY LA VID VERDADERA,

y mi Padre es el labrador…

Permaneced en mí, y yo en vosotros.

Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo,

si no permanece en la vid,

así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.

YO SOY LA VID,

vosotros los pámpanos;

el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto;

porque separados de mí nada podéis hacer…

En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto,

y seáis así mis discípulos.

Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado;

permaneced en mi amor.

Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor;

así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre,

y permanezco en su amor.

Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros,

y vuestro gozo sea cumplido.

Este es mi mandamiento:

Que os améis unos a otros, como yo os he amado.

Nadie tiene mayor amor que éste, que uno ponga su vida por sus amigos…

No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros,

y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto,

y vuestro fruto permanezca.”

(Juan 15: 1, 4-5, 8-13, 16)

 

Los doce discípulos estaban muy familiarizados con los viñedos y las vides, con los labradores y las uvas. Sin duda en su caminar por Israel por tres años con su Maestro ellos habían andado por numerosos viñedos, habían comido muchas uvas, habían tomado vino. El hecho de que JESUS declarara que El era LA VID VERDADERA no hubiese sido un concepto foráneo para ellos.

 

Entonces, ¿qué es lo que significa todo esto? Yo definitivamente no pretendo tener ningunas respuestas definitivas, pero aquí están mis pensamientos y mis reflexiones acerca del tema (con la ayuda del libro Secretos de La Vid escrito por Bruce Wilkinson)…

 

Dios Padre es el labrador o el viñador - el dueño y el guardián de la viña. El es él que limpia y levanta, que poda y corta los pámpanos - y El cuida y cosecha las uvas. Su meta es hacer que Sus plantas den la mayor vendimia de fruto posible.

 

Jesús es la vid, “el tronco de la planta, que sale del suelo. Los viñadores han mantenido tradicionalmente las vides a la altura de la cintura: entre noventa centímetros y un metro. La vid termina en un gran nudo, del que salen los pámpanos en todas las direcciones, siguiendo un enrejado de alambre.” (p.18)

 

Tú y yo somos los pámpanos de la vid. “En la viña, los pámpanos son el centro de atención de los esfuerzos del labrador, porque son los que producen el fruto. Se atan a un enrejado o se apoyan con varas para que circule el aire, de manera que se les proporcione la mayor cantidad posible de sol, y se pueda llegar a todos ellos a la hora de cuidarlos. El labrador cultiva amorosamente cada uno de los pámpanos, de manera que le dé tanto fruto como sea posible.” (p.19)

 

Entra de nuevo aqui en Reflexiones Para Vivir este jueves julio 12 para leer JESUS DIJO: YO SOY LA VID VERDADERA - PARTE II. 



Más Contenidos [+]