Jesus Dijo: Yo Soy El Buen Pastor - Parte II

Compartelo



Sabado Junio 23 del 2018

 

 

Si no lo has hecho todavía, te animo a que leas JESUS DIJO: YO SOY EL BUEN PASTOR - PARTE I (http://www.reflexionesparavivir.com/reflexion/2213/jesus-dijo-yo-soy-el-buen-pastor-parte-i/antes de seguir leyendo aqui...

 

¿Qué hace un BUEN PASTOR?

 

Un buen pastor provee por su rebaño: provee pasto para alimentarlo, agua para refrescarlo, y descanso - es decir, asegura que sus ovejas tengan vida abundante… Así como lo hace Jesús, quien provee Su Palabra para nuestro alimento espiritual, las aguas vivas de Su Espíritu para renovarnos, y descanso y paz en Su presencia. (Salmo 23)

 

Un buen pastor protege a su rebaño y los mantiene a salvo: no abandona sus ovejas y huye cuando el lobo se acerca; no permite que el lobo ataque al rebaño y lo disperse; por la noche duerme en la entrada del redil, protegiendo la apertura abierta de un asalto de animales predadores, porque su propia comodidad y sueño son secundarios a la comodidad y seguridad de las ovejas (Juan 10:7,9)… Así como lo hace Jesús, quien nunca nos abandona y nunca huye cuando el peligro se avecine a nuestras vidas - quien siempre se queda para guardarnos y defendernos. “Yo les doy vida eterna, y nunca perecerán, ni nadie podrá arrebatármelas de la mano. Mi Padre, que me las ha dado, es más grande que todos; y de la mano del Padre nadie las puede arrebatar.” (Juan 10:28-29)

 

Un buen pastor guía y dirige su rebaño: esto es crítico porque las ovejas, por naturaleza indefensas, son propensas a desviarse y deambular hacia el peligro. Interesantemente, las ovejas en el mundo occidental son conducidas desde atrás, mientras las ovejas del mundo oriental en su mayoría son dirigidas desde adelante (Juan 10:4)… Y así, Jesús guía y dirige a los Suyos, porque nosotros también tendemos a alejarnos y desviarnos hacia el peligro si El no va delante de nosotros mostrándonos el camino angosto y correcto.

 

Un buen pastor sacrifica su vida por sus ovejas: y si toca, da su vida por ellas, voluntariamente… Así como lo hizo Jesús, en la Cruz del Calvario, hace más de 2000 años.

 

¿Y por qué es que un BUEN PASTOR hace todo esto?

 

El hace todo esto porque un pastor es dueño de las ovejas - le pertenecen a él. El no es un asalariado, quien trabaja solo por el dinero. A él le importan las ovejas porque son suyas, y por lo tanto las ama… Así como Jesús nos ama a nosotros, porque somo Suyos.

 

Un pastor hace todo esto porque conoce a sus ovejas, con la misma intimidad que Dios Padre y Dios Hijo se conocen (Juan 10:15). El conoce cada una de ellas de una manera completamente personalizada, llamando a cada una por su nombre y sacándola del redil (Juan 10:3). Y así como el pastor conoce intimamente a sus ovejas, sus ovejas oyen e inmediatamente reconocen la voz de su pastor, y siguen detrás de él (Juan 10:4)… Y así es con Jesús, quien nos conoce intimamente, quien nos llama por nuestro nombre, quien nos habla personalmente, y quien nos guia individualmente.

 

Y un pastor hace todo esto porque ama a sus ovejas: intensamente, de manera protectora y sacrificial - pero también con cariño y ternura… Así como lo hace Jesús con nosotros. “En esto conocemos lo que es el amor: en que Jesucristo entregó su vida por nosotros.” (1 Juan 3:16) - ése es un amor sacrificial. “Como pastor apacentará su rebaño; en su brazo llevará los corderos, y en su seno los llevará; pastoreará suavemente a las recién paridas.” (Isaías 40:11) - ése es un amor tierno.

 

Mucho, mucho más se podría decir acerca de JESUS como EL BUEN PASTOR. Pero hoy concluyo con las hermosas palabras de un libro de Phillip Keller que se llama El Señor Es Mi Pastor:

 

“Cuando todo se haya dicho y hecho el bienestar de cualquier rebaño depende completamente del manejo que le da el dueño…

 

Es… el Señor en la vida de las personas quien hace la diferencia en su destino.

 

Yo estoy totalmente satisfecho con Su manejo de mi vida. ¿Por qué? Porque El es el Pastor para El cual ningún problema es demasiado grande mientras cuida a Su rebaño. El es el Pastor quien se destaca por Su cariño por las ovejas - quien las ama simplemente porque sí y porque se complace personalmente en ellas. Si sea necesario, trabajará 24 horas al dia para asegurar que estén cuidadas en cada detalle de sus vidas. Sobre todo, El es muy celoso de Su nombre y Su alta reputación como “El Buen Pastor”.

 

El es el dueño que se deleita en Su rebaño. Para El, no hay mayor recompensa, no hay satisfacción más profunda, que la de ver a Sus ovejas contentas, bien alimentadas, resguardadas y prosperando bajo Sus cuidados. Ciertamente, ésta es Su “vida”. Da todo lo que tiene para ella. Literalmente pone Su vida para los que son Suyos.

 

El no escatimará ningúna molestia ni labor para suplirles con los mejores y más ricos pastos, suficiente comida en el invierno, y agua limpia. No escatimará ningún esfuerzo para proveer refugio de las tormentas, protección de enemigos despiadados y de las enfermedades y los parásitos a los cuales las ovejas son tan susceptibles.

 

Con razón Jesús dijo: ““YO SOY EL BUEN PASTOR. El buen pastor da su vida por las ovejas.” Y de nuevo, “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.”



Más Reflexiones [+]