Cosas Nuevas

Cosas Nuevas Compartelo



Martes, Septiembre 25 del 2018

 

Amo las cosas nuevas. Son tan impecables, limpias y frescas …

Finalizando el año pasado, renovamos los baños de nuestra casa. Habíamos descubierto un daño de agua en el cielo raso del comedor, por causa de un tubo roto en uno de nuestros baños del segundo piso - y tuvimos que repararlo.

 

Así como normalmente van los arreglos, una vez que empieces a reemplazar un tubo roto en algun lugar, tienes que cambiar la valdosa del piso y de la pared también. Y luego, como todo en nuestro baño ya tenía 15 años y ya estaba bastante desgastado y feo, entonces decidimos renovar todo el baño. Y como tuvimos que cambiar un baño, y todos los tres estaban en la misma triste condición, nos pareció más fácil y más económico y mejor renovar los tres de una vez.

 

Nos parecía ser un trabajo bastante sencillo y rápido. Nuestros baños son muy pequeños - tienen muy pocas cosas. ¿Cuán difícil podía ser hacerlos nuevos otra vez?

 

Suspiro… ¡cuán poco sabía lo que nos iba a pasar en ese entonces! ¡Un trabajo de 1 mes resultó siendo una pesadilla de 3 meses!

 

En el desmantelar inicial, ¡nuestro baño privado y nuestra alcoba principal se inundaron 5 veces! Algunos días aparecieron los trabajadores - otros días no. Nuestros sanitarios fueron instalados, quitados, otra vez instalados, otra vez quitados, e instalados una vez más - ¡cada uno 3 veces! Inicialmente, las paredes fueron pintados sin cuidado, y los accesorios fueron puestos torcidos - ¡y tuvieron que volver a hacer todo! A la final, esperamos lo que nos pareció una eternidad por nuestros muebles, nuestra puerta de vidrio de la ducha y nuestros espejos.

 

Supongo que debería haber sabido mejor. Hacer las cosas nuevas parece ser algo sencillo y facil antes de empezar. Pero, ¡espera a que lo hagas! ¿!¿Qué estaba pensando yo?!?


Aquí estoy hoy entonces, sentada en mi oficina en casa, en mi computador, pensando en “cosas nuevas”. ¡En cuán maravillosas son! ¡En cuánto me deleito en ellas! Pero también en el hecho de que siempre e inevitablemente tienen su precio. El tiempo, el esfuerzo, el duro trabajo, el construir, el desbaratar, el re-construir, el costo financiero. Y ni hablar del precio de mi frustración y mi decepción, el costo que tiene que pagar mi paciencia y mi mansedumbre: de alguna manera, las cosas no salieron como las había visualizado y planeado – y tuve que esforzarme mucho para aceptar lo que era.

Todo esto me hace pensar de nuevo en mi devocional de esta mañana.

“Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas.” (Apocalipsis 21:5)

“Nuevas todas las cosas”. ¡Me gusta! No me gustan las cosas viejas, dañadas, gastadas, sucias – me gustan nuevas y perfectas, limpias e impecables. ¡Y “todas las cosas”! No algunas cosas no más, ¡sino todas las cosas! ¡Eso si resuena con mi perfeccionismo! Y gracias a Dios, no como las palabras de nuestros carpinteros, las palabras de Dios son “fieles y verdaderas” – entonces, “nuevas todas las cosas” en los libros de Dios significa que todo es preciso y sin tacha, todo es excelente y ejemplar, porque El lo ha dicho.

¿Cuáles son algunas de estas cosas que son nuevas entonces?

-    Dios habla de un nuevo pacto: “He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá. Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado.” (Jeremías 31:31,33,34)

-    Dios habla de un nuevo corazón y un nuevo espíritu: “Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.” (Ezequiel 36:26)

-    Dios habla de un nuevo nacimiento: “Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.” (Juan 3:3)

-    Dios habla de un nuevo mandamiento: “Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros.” (Juan 13:34)

-    Dios habla de una nueva creación: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.” (2 Corintios 5:17)

-    Dios habla de una nueva mente y un nuevo hombre: “En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.” (Efesios 4:22-24)

-    Dios habla de cielos nuevos y una tierra nueva: “Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia.” (2 Pedro 3:13)

Ahora que ya pasaron los meses de la remodelación, y a pesar de todas las dificultades y todas las frustraciones que vivimos, ¡nuestros tres baños recientemente-renovados se ven muy lindos! De hecho, ¡se ven mejor que inicialmente pensábamos que se verían! ¡Aunque sí hubo momentos y días cuando definitivamente dudamos que éso jamás sucediría!


Sin embargo, cuando se trata de las promesas de Dios frente a las “cosas nuevas” – Sus promesas de un nuevo pacto de pertenencia y de perdón, y un nuevo mandamiento de amor; Sus promesas de un nuevo corazón y una nueva mente y un nuevo espíritu para cada uno de Sus hijos; y Su promesa de que, un día, habrá cielos nuevos y tierra nueva en los cuales mora la justicia – puedo descansar en completa confianza, ¡porque las promesas de “cosas nuevas” que nos hace Dios son incondicionalmente y eternamente fieles y verdaderas!



Más Contenidos [+]