Gozo - Parte III

Compartelo



Viernes, Noviembre 23 del 2018

 

“Decidí hace unos años que yo quería ser un cristiano gozoso, no periódicamente, sino constantemente. Yo quería ser una persona que muy a menudo experimenta la plenitud de gozo que Cristo prometió. Más que todo, quería que mi experiencia y mi expresión fuesen autenticas, reales y contagiosas.”

 

Estas palabras vienen del fragmento “Sigue a Jesús, Sigue el Gozo” del libro de Robert Crosby titulado Al Que Jesús Ama.

 

Si no lo has hecho todavía,

devuélvete y lee GOZO – PARTE I,

aquí en este link: http://www.reflexionesparavivir.com/reflexion/2298/gozo-parte-i/;

y GOZO - PARTE II,

aquí en este link:

http://www.reflexionesparavivir.com/reflexion/2299/gozo-parte-ii/.

.

Una vez hecho eso, sigue aquí, leyendo más del capitulo de Crosby acerca del GOZO. Para resumir un poco…

 

Crosby menciona 7 disciplinas que llevan al GOZO:

 

1. El GOZO lee

2. El GOZO canta

3. El GOZO da

4. El GOZO tiene compañerismo

5. El GOZO medita

6. El GOZO sirve

7. El GOZO disfruta

 

Y yo, Beverly, quisiera añadir tres disciplinas más:

 

8. El GOZO Oye!

 

No puede haber un gozo mayor que estar parado o sentado al lado de Aquel que me ama, profundamente y eternamente – y simplemente oírlo hablar. “… el amigo del esposo, que está a su lado y le oye, se goza grandemente de la voz del esposo …” (Juan 3:29)

 

9. El GOZO Da Gracias!

 

Según la autora Ann Voskamp, las palabras griegas para “gracia” (jaris), y para “dar gracias” (eucaristeo) y para “gozo” (jara) están todas relacionadas. Cuando vemos y escuchamos y reconocemos la gracia infinita y multifacética de Dios en todos los aspectos de nuestro diario vivir, y cuando tanto intencional como específicamente Le agradecemos por esos regalos de gracia, entonces nuestro gozo se multiplica. “Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.” (1 Tesalonicenses 5:16-18)

 

10. El GOZO Permanece!

 

En la viña de Dios, El como Padre es el Labrador – Jesucristo es la vid verdadera – y nosotros somos los pámpanos. Para que los pámpanos lleven fruto, y para que sientan un profundo gozo al ser fructíferos, tienen que mantenerse unidos a la viña. Jesús les dijo a Sus discípulos: “Así como el Padre me ha amado a mí, también yo los he amado a ustedes. Permanezcan en mi amor. Si obedecen mis mandamientos, permanecerán en mi amor, así como yo he obedecido los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les he dicho esto para que tengan mi alegría y así su alegría sea completa.” (Juan 15:9-11)

 

B. ESCOGIENDO EL GOZO

 

En el análisis final, el gozo es una experiencia cotidiana que ningún cristiano debería perderse. Requiere ciertas disciplinas, pero valen la pena … Un día nuestro destino final no será solamente entrar al cielo, sino entrar al gozo mismo! Y escucharemos: “Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.” (Mateo 25:21)

 

Entonces, querid@ amig@: ¡Regocíjate!

 

Cuando todo está bien y calmado en tu vida, ¡regocíjate!

 

Y cuando todo anda con dificultad y con tristeza en tu vida, ¡regocíjate!

 

Porque en todo tiempo, los buenos y los malos, “…el gozo de Jehová es vuestra fuerza.” (Nehemías 8:10)

 

Porque el GOZO es un fruto que puede crecer en cualquier situación y cualquier época de la vida, por lo que no depende de ellas. Es un fruto que descansa y confía solamente en el buen y fiel Labrador que siempre hace todo bien.



Más Contenidos [+]