Por Que Unos Pastores?

Compartelo



Viernes, Diciembre 21 del 2018

 

¿Te has preguntado una vez por qué Dios escogió a unos pastores para que fuesen los primeros que supieron del nacimiento de Jesús en Belén? Sucedió así …

 

 

“Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor. Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre. Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían: !Gloria a Dios en las alturas,
Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!” (Lucas 2:8-14)

 

¿Por qué será que los ángeles fueron enviados a unos pastores, los ciudadanos más humildes y más pobres del pueblo de Israel, con las buenas nuevas del nacimiento del anhelado Mesías? ¿Por qué no se les aparecieron a los líderes religiosos o políticos de la época, los que conocían las profecías de las Escrituras acerca de la esperada llegada de un Salvador, a los que les importaría la venida de un rey a la tierra de los judíos? ¿Por qué a unos simples pastores de ovejas?

 

Quizás porque llegar primero a unos humildes pastores con la gran noticia del nacimiento del anhelado Mesías complementaba el hecho de que Él nació en un establo y fue puesto en un pesebre, que llegó a este mundo rodeado de pobreza y sencillez, de lo más común y cotidiano. Como lo dijo el apóstol Pablo en 2 Corintios 8:9 = “Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.”

 

Quizás porque los pastores eran los descendientes vocacionales de David, el antiguo pastor y rey del pueblo de Israel, quien apuntaba precisamente a Jesús – otro y mayor Pastor y Rey de los judíos. Como lo declaró el mismo Jesús más adelante, durante Sus tres años de ministerio en la tierra = “Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas. También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor.” (Juan 10:14-16)

 

Quizás porque, en esa noche santa en la ciudad de Belén, nació un Cordero – la figura bíblica más consistente usada para representar a Jesucristo. Dice un erudito de la antigua cultura judía que los rebaños en los alrededores de Belén eran ovejas especiales, criadas específicamente para el uso sacrificial en el Templo de Jerusalén. Así Jesús, el más especial de todos los corderos, que iba a ser sacrificado para perdón y vida eterna de toda la humanidad. Juan el Bautista dijo de Él cuando Lo vio viniendo = “… He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.” (Juan 1:29) El profeta Isaías, unos 750 años antes del nacimiento de Jesús el Mesías, habló de su muerte expiatoria en la cruz = “Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca.” (Isaías 53:7) Y en Apocalipsis, el último libro de la Biblia que habla del fin de los tiempos, dice el apóstol y autor Juan = “Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono, y de los seres vivientes, y de los ancianos; y su número era millones de millones, que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza. Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos.” (Apocalipsis 5:11-13)

 

Sigue el recuento de los pastores de Belén = “Sucedió que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: Pasemos, pues, hasta Belén, y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha manifestado. Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. Y al verlo, dieron a conocer lo que se les había dicho acerca del niño. Y todos los que oyeron, se maravillaron de lo que los pastores les decían. Pero María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón. Y volvieron los pastores glorificando y alabando a Dios por todas las cosas que habían oído y visto, como se les había dicho.”  (Lucas 2:15-20)

 

Amig@: los ojos de Dios miran por toda la tierra, buscando más “pastores” – hombres y mujeres humildes y sencillos – que creen en las increíbles pero verdaderas manifestaciones de Dios; que se apresuran a ver y conocer a Jesucristo, Señor del universo, dondequiera que se encuentre; que glorifican y alaban a Dios por todas las cosas que oyen y ven de parte de Él, desde ángeles en el cielo hasta un Salvador en un pesebre. ¿Será que tú y yo somos de ellos? Que así sea.



Más Contenidos [+]