Sedientos de Dios

Compartelo



Martes, Abril 30 del 2019

 

 

Hace varios años ya escribí una serie de reflexiones basada en uno de los mejores libros que jamás he leído. Del baúl de Reflexiones Para Vivir, rescatemos hoy y en las próximas semanas ocho reflexiones acerca de como nuestras vidas desérticas y escasas se pueden transformar en manantiales abundantes con la presencia del Rey, y cuáles son las marcas que caracterizan a todos los que son “sedientos de Dios” … 

 

----------#----------

 

Hace muchos años tuve el inmenso privilegio de escuchar, primero por cassette (¡no digan lo que piensan!) y luego en vida, a un gran hombre de Dios cuyas enseñanzas y palabras marcaron mis primeros años de vida cristiana: el Dr. Keith Price. Era un ilustre canadiense que vivió entre 1929 y 2001, quien en vida fue Fundador y Director de Christian Direction en Montreal, pastor de varias iglesias cristianas y Ministro General de la Evangelical Fellowship of Canada. En su juventud fue aprendiz del famoso A.W. Tozer: de él aprendió y por él, cuando murió, dejó un impresionante legado como predicador expositivo y como discipulador y mentor de jóvenes cristianos. Fue el amor del Dr. Keith Price por la Palabra de Dios, y su don de exponerla con pasión y frescura y gozo, que me infundieron una sed insaciable por buscar y conocer a Jesús en mi propio caminar inicial como cristiana. 

 

Antes de morir, el Dr. Price escribió un libro titulado “Thirsting After God” (“Sedientos de Dios”). Dijo en el Prefacio: “Por seis años después de la muerte del Dr. Tozer, yo reflexionaba en lo que él quería decir cuando hablaba de “tener sed de Dios”. Entendía las palabras, pero la profundidad del anhelo del cual hablaba no lo entendía. Finalmente, después de estar predicando por 17 años, lo comprendí … mi sed por la Palabra de Dios, por valiosa que era, tenía que ser superada por mi sed por Dios mismo. Cuando esta verdad me alcanzó, ¡me agarró por el resto de mi vida!” Dijo en la Introducción: el Dr. Tozer “me enseñó a ser un hombre de un solo Libro … me mostró como marchar en destiempo, como contradecir mi generación”; del Dr. Tozer, “aprendí como remover ese fuego santo en mi corazón y en el corazón de los demás … me inspiró … fue mi modelo y mi ejemplo … influyó profundamente en mi vida y seré eternamente agradecido.” 

 

“Dios, Dios mío eres tú;
De madrugada te buscaré;
Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela,
En tierra seca y árida donde no hay aguas,

Para ver tu poder y tu gloria,
Así como te he mirado en el santuario.” 

(Salmo 63:1,2)

 

“Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas,
 Así clama por ti, oh Dios, el alma mía.

Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo;
¿Cuándo vendré, y me presentaré delante de Dios?” 

(Salmo 42:1,2)

 

Amig@: ¿cómo estás hoy? ¿Tienes sed de Dios, así como el salmista, así como los Drs. Tozer y Price? Como dijo el famoso rabí y teólogo judío-americano Abraham Heschel: “Él que está satisfecho nunca ha añorado verdaderamente” a Dios – porque tomar del océano de Dios simplemente agudiza nuestra sed. Blaise Pascal, un filósofo francés que vivió hace 300 años, dijo que “hay un vacío en forma de Dios en el corazón de todos” – solo Dios lo puede llenar. 

 

“En Dios solamente está acallada mi alma;
    de él viene mi salvación.

El solamente es mi roca y mi salvación;
es mi refugio, no resbalaré mucho …

Alma mía, en Dios solamente reposa,
Porque de él es mi esperanza.”

(Salmo 62:1,2,5)

 

En la sequedad y la aridez de nuestras vidas aquí en este mundo, busquemos juntos a Dios – bramemos y clamemos juntos para conocer al Dios vivo, para ver Su poder y Su gloria. 

 

Amig@: camina conmigo en las próximas semanas – y juntos caminaremos con el Dr. Keith Price a través de Isaías 35, según su libro “Sedientos de Dios”. Dios mismo declaró a través del profeta Jeremías: “Y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.” (29:13)



Más Contenidos [+]