En El Centro del Circulo

Compartelo



Martes, Julio 2 del 2019

 

Hoy y en todos estos días, he estado pensando en la verdad de que Dios es bueno, y en el hecho de que Su voluntad también es buenabuena y agradable y perfecta así como lo declara Romanos 12:2. 

 

Romanos 8:28 dice, “… sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.” Sí, lo sabemos – en la cabeza lo sabemos. Pero el problema es el corazón – al corazón se le dificulta creerlo. Cuando toda mi vida es distinta a como yo la había pensado y visualizado, cuando todo mi mundo externo e interno es diferente a como yo lo había soñado y esperado – no es fácil tomar esta promesa por fe, no es tan sencillo creer y confiar que “todas las cosas” cooperan para “bien” para mi. Pero … el hecho de que me cueste creerlo, no significa que no es verdad.  

 

Por eso, me gusta tanto un poema que leí en estos días: porque en palabras nuevas y frescas me recuerda y me confirma que “¡Todo está bien!” en mi vida cuando yo estoy parada en el centro del círculo de la voluntad de Dios.

 

Originalmente, el poema está en inglés; al traducirlo, pierde mucho el aspecto de rima de un poema; pero las palabras en sí siguen igual de verdaderas y confiables.

 

 

[La foto la tomé hace un tiempo en Miami. Era una maravillosa mañana bien soleada cuando de un momento a otro se vino una tormenta y oscureció todo. Mientras pasaban las nubes grises y las fuertes lluvias, vi sombra y sol juntos en los cielos y en el mar – así como en este poema …]

 

En el centro del círculo

De la voluntad de Dios estoy parado:

No me pueden llegar causas secundarias,

Todo viene de Su mano amada.

¡Todo está bien! porque es mi Padre

Quien mi vida ha planeado.

 

¿Pasaré por olas de tristeza?

Entonces sé que será mejor;

Aunque no puedo explicarlo,

Soy bendecido y puedo confiar.

Dios es amor, y Dios es fiel

En perfecta paz puedo descansar.

 

Con el sol y con la sombra

Con el gozo y con el dolor

Señor, ¡Confío en Ti! los dos se necesitan

Para entrenar a tu hijo caprichoso.

Si solo lo supiéramos, las pérdidas terrenales

Muchas veces significan nuestras ganancias celestiales.

 

(I.G.W. - Streams in the Desert I)

 

Amig@:

 

¿Cómo está tu vida en estos días? ¿Llena de sol y gozo y perfecta paz? ¿Todas tus relaciones y situaciones bien ordenadas y arregladas así como las habías visionado y por las cuales habías trabajado?

 

¿O más bien tu vida está llena de sombra y dolor y olas de tristeza? ¿Una cosa tras otra saliendo tan distinta a como la habías esperado y por la cual te habías esforzado? ¿Tanta confusión, tanta lucha, tanta agonía, tanta pérdida?

 

Sea tu vida como sea hoy, recuerda esto querid@ amig@: si estás parado en el centro del círculo de la voluntad de Dios – aún si no lo puedes ni entender ni explicar – todo lo que se te viene llega de Su mano amada, todo hace parte de Su perfecto plan para tu vida. “Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes, afirma el Señor, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.” (Jeremías 29:11)

 

“¡Todo está bien!”, amig@ mi@. Puedes confiar en Dios, porque El es amor. Puedes confiar en El, porque El es bueno. Puedes confiar en El, porque El es fiel. Puedes descansar en perfecta paz, porque lo que Dios hace y lo que Dios permite en tu vida siempre es lo “mejor”, y a la final será para tu ganancia celestial.

 

¡Solo asegúrate que estés bien parado en el centro del circulo de la voluntad de Dios para ti! 



Más Contenidos [+]