Escoge La Vida - El Legado de Geoff Richards

Compartelo



Martes, Agosto 20 del 2019

 

Una llamada matutina un día hace casi tres años ya me trajo noticias tanto tristes como felices: el día anterior, me dijeron, mi amigo Geoff Richards de Australia había ido al cielo para estar con su Salvador y Señor.

 

Me sentía triste porque Geoff era un hombre con una profunda y dinámica relación con Jesús – y cada vez que hablaba o escribía algo, sus palabras eran significativas y poéticas. Extrañaría eso.

 

Pero me sentía feliz porque ahora Geoff estaba libre de las cadenas de su cuerpo cansado y enfermo de cáncer – ahora estaba disfrutando la esposa y el hijo y tantos que habían salido para el cielo antes de él – y por encima de todo, se estaba deleitando en la presencia del Dios a quien tanto amó y sirvió aquí en la tierra.

 

Interesantemente, no murió de cáncer – aunque, como nos dijo una vez hace años, la radiografía de su cuerpo parecía un árbol de Navidad: un esqueleto lleno de puntos de cáncer por todo lado. Vivió cinco años más, porque Dios detuvo la extensión del cáncer con Su brazo lleno de misericordia y poder – y le permitió más años en la tierra para ser un testimonio a las palabras de Jesús cuando dijo: “Yo soy la resurrección y la vida.” En la bondad de Dios, resultó muriéndose de una caída y un golpe en la cabeza, de los cuales nunca se despertó y nunca se recuperó. Ninguna lenta y agonizante muerte – solo una caída, un golpe, y su vida quebrantada aquí en la tierra fue transformada a una vida plena y eterna allá en el cielo.

 

Así como Geoff siempre lo decía: ¡Dios es tan bueno con los que Lo aman!

 

Tres años antes, en abril del 2013, Geoff había cumplido 70 años. Yo lo conocí en agosto del 2011 – por lo tanto, solo lo conocí por unos pocos de todos los años que él vivió aquí en la tierra. Sin embargo, al mirar hacia atrás a los cinco años que lo conocí, siento como si me hubiesen dado una tajadita de una deliciosa torta – una tajadita que fue más que suficiente para hablar a y alimentar significativamente mi corazón!

 

El mismo se llamaba un “peregrino” – de hecho, la dirección de su correo electrónico erapilgrimgeoff@... (o peregrinogeoff@...) – porque tenía un profundo sentido de que estaba haciendo una travesía por la vida aquí en la tierra hacia una vida eterna en el cielo. Sus correos electrónicos fueron titulados “Pilgrim Notes” (o Notas de un Peregrino) – y cada uno fue un hermoso, profundo y poético mensaje lleno de verdad y vida y gozo.

 

En uno que él me escribió en septiembre del 2011, habló de “escoger la vida” – porque exactamente eso es lo que él hacia. Las palabras de Deuteronomio 30:19-20 eran una verdad que lo impactaron profundamente, y por las cuales había decidido vivir.  “A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia; amando a Jehová tu Dios, atendiendo a su voz, y siguiéndole a él; porque él es vida para ti, y prolongación de tus días; a fin de que habites sobre la tierra que juró Jehová a tus padres, Abraham, Isaac y Jacob, que les había de dar.”

 

 

Uno de sus dichos favoritos era, “No vivo bajo la sombra de la muerte – yo vivo en Cristo quien es mi vida.”

 

¡Oh, cuánto anhelo vivir como vivió Geoff!

 

- profundamente consciente de mi propia “travesía de peregrina” aquí en la tierra

- escogiendo la vida y escogiendo bendición para mi misma y para mis hijos, así como Dios lo pide y demanda – porque El mismo es nuestra vida

- entendiendo verdaderamente y profundamente que yo “no vivo bajo la sombra de la muerte – yo vivo en Cristo quien es mi vida.”

 

¿Y qué de ti, mi amig@? ¿Tu también escoges ser un peregrino y alguien que siempre escoge la vida? ¿Tu también escoges vivir, no bajo la sombra de la muerte, sino siempre en Cristo quien es tu vida? Espero y oro que sea así. 



Más Contenidos [+]