Y Su Nombre Sera: Cristo

Compartelo



Martes, Diciembre 3 del 2019

 

 

“Salieron Jesús y sus discípulos por las aldeas de Cesarea de Filipo. Y en el camino preguntó a sus discípulos, diciéndoles: ‘¿Quién dicen los hombres que soy yo?’ Ellos respondieron: ‘Unos, Juan el Bautista; otros, Elias; y otros, alguno de los profetas.’ Entonces Él les dijo: ‘Y vosotros, ¿Quién decís que soy?’ Respondiendo Pedro, le dijo: ‘Tú eres el Cristo.’” (Marcos 8:27-29)

 

Cristo” es un título, no un nombre – la versión griega de la palabra hebrea, “Mesias”. Literalmente, significa “el Ungido”.

 

Como se leyó en la reflexión anterior, el Nuevo Testamento abre con una genealogía de “Jesucristo”, escrito por San Mateo – y él sigue su evangelio, contando la historia del nacimiento de ese “Jesucristo”. Es decir: Jesús el Cristo, Jesús el Mesias – Su nombre más Su designación oficial.

 

Fue el viejo Simeón, judío justo y piadoso y lleno del Espíritu Santo, que reconoció al niño Jesús cuando Sus padres lo llevaron al templo en Jerusalén para presentarle al Señor. Al tomarlo en sus brazos, bendijo a Dios por haber permitido que él viera al “Ungido del Señor”, el tan esperado Mesias.

 

¿Y por qué “Ungido”? Porque, en la sociedad hebrea del Antiguo Testamento, el acto de ungir con aceite era lo que hacían para apartar y consagrar a ciertas personas para los oficios de profeta, sacerdote y rey: Elias ungió a Eliseo como profeta de Dios – Moisés ungió a Aarón como sumo-sacerdote – Samuel ungió a David como rey. Ungir era emblemático del Espíritu Santo derramado sobre los escogidos.

 

Pero el Antiguo Testamento también apuntó a otro hombre que vendría ungido con una medida ilimitada del Espíritu Santo, con un poder y con una gloria inigualables. Este hombre tendría una unción eterna y sin límites. Sería el “Ungido” definitivo y perpetuo – el tres en uno: Profeta, Sacerdote y Rey – el Mesias, el Cristo.

 

San Lucas, en su evangelio, escribe que la respuesta de Pedro a la pregunta de Jesús, ¿Quién decís que soy?, fue no solo “el Cristo”, sino “el Cristo de Dios” – un Ungido que pertenecía a Dios en los cielos, pero un Ungido que fue mandado al mundo a favor nuestro.

 

Amig@: Si Jesús te hiciera la misma pregunta hoy que le hizo a Pedro hace más de 2000 años: “¿Quién dices que soy?” - ¿será que tú también contestarías: “Tú eres el Cristo, el Mesias.”? 



Más Contenidos [+]