Y Su Nombre Sera: Emanuel

Compartelo



Martes, Diciembre 10 del 2019

 

 

“…el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel.” (Isaías 7:14) Este es un versículo del libro del profeta Isaías del Antiguo Testamento, escrito unos 700 años a.C. El profeta estaba hablando con el Rey Acaz, prometiéndole que Dios iba a destruir sus enemigos – y como señal de la veracidad de esa profecía, Isaías también predijo que más adelante una virgen iba a concebir y dar a luz a un niño cuyo nombre seria Emanuel.

 

Unos 700 años más tarde, en la ciudad de Belén, así sucedió como se había profetizado: la virgen María concibió por el poder del Espíritu Santo sobre ella, y dio a luz a un hijo a quien ella y su marido José llamaron Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros

 

En su recuento del nacimiento de Jesús, San Mateo cita Isaías 7:14 y aplica la profecía a Cristo.  El nombre Emanuel se originó en una situación histórica real como una promesa de que Dios estaría con su pueblo para librarlo de sus enemigos inmediatos.  Pero Isaías también miraba por inspiración al tiempo cuando Dios enviaría a su propio Hijo, el verdadero Emanuel, con ese mismo propósito.  Por inspiración, Mateo tomó la profecía de Isaías y la aplicó a la persona de Jesucristo, que nació de una virgen, y quien, en un sentido supremo, es "Dios con nosotros". Él es 100% Dios, pero al encarnarse en la tierra también es 100% hombre – es Dios entre los hombres – es “Dios con nosotros” – es Emanuel

 

Muchas veces a través del caminar de Dios con su creación, Él nos ha asegurado y confirmado Su divina presencia con nosotros:

 

Cuando el pueblo de Israel iba a cruzar el Rio Jordán con Josué para finalmente entrar a la Tierra Prometida, Moisés les dijo: “Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo …, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará.”  (Deuteronomio 31:6)

 

A través del profeta Isaías, Dios mismo declaró a Su pueblo = “No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.” (Isaías 41.10)

 

Y en el libro de Hebreos del Nuevo Testamento, leemos = “ … (Dios) dijo: No te desampararé, ni te dejaré … de manera que podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré lo que me pueda hacer el hombre.” (13:5-6)

 

En Emanuel, Dios está con nosotros para quitar nuestros temores y miedos – para sustentarnos y ayudarnos – para esforzarnos y darnos ánimo.

 

Hace unos 2000 años, Jesucristo se dignó a encarnarse como ser humano para estar con nosotros en nuestra humanidad, para ser Emanuel, Dios con nosotros.

 

Amig@: ¿será que tú, hoy, Lo conoces en esta dimensión de Su presencia divina contigo? ¿como tu Emanuel, como Dios contigo



Más Contenidos [+]