Ante Todo

Compartelo



Martes, Enero 7 del 2020


Es un nuevo año – y siempre cuando empieza un nuevo año renovamos nuestras buenas intenciones y nuestros mejores esfuerzos. Evaluamos el año que pasó, lo que se logró y lo que no, y los “por qués”. Y nos proyectamos para el nuevo año que ha llegado, lo que anhelamos, en lo que nos queremos esforzar, y los “cómos. ¿No es así?

 
¿Qué es lo que tú quieres para este año 2020? ¿Para qué vas a trabajar? ¿Qué quieres obtener? ¿Qué quieres alcanzar? ¿Vas a esforzarte por conseguir una persona: un novio, una esposa, unos hijos, unos amigos – o por conseguir unas cosas: más dinero, una casa, un carro, un trabajo, unos estudios, unas vacaciones – o por conseguir cosas más intangibles: una belleza física, la fama, el poder, el amor?


Hay tantas cosas en esta vida que llaman la atención, que gritan y claman por ser notadas y valoradas. Hay una cantidad de propuestas que este mundo nos ofrece – el culto al dinero, el culto al poder, el culto al reconocimiento, el culto a la apariencia, el culto al sexo, entre muchos otros.


Pero finalmente, como dijo el “Predicador”, el hijo de David, el rey Salomón: “… Vanidad de vanidades, todo es vanidad. ¿Qué provecho tiene el hombre de todo su trabajo con que se afana debajo del sol? Generación va, y generación viene … Sale el sol, y se pone el sol … El viento tira hacia el sur, y rodea al norte … Los ríos todos van al mar, y el mar no se llena; al lugar de donde los ríos vinieron, allí vuelven para correr de nuevo. Todas las cosas son fatigosas más de lo que el hombre puede expresar … ¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol.” (Eclesiastés 1:2-9)


Amig@: ¿te puedo sugerir un camino mucho mejor que todos estos caminos de vanidad y de fatiga? Es un camino que no engaña, como los otros que prometen mucho y al final ofrecen nada. No es un camino que demanda todo, y después solo lleva a una vida vacía y derrotada.


¿Te puedo sugerir que te esfuerces por adquirir algo mucho más trascendente? Es algo que de verdad te dará la vida abundante, el gozo y la paz que buscas en lo más profundo de tu ser interior.

 


“Sabiduría ante todo;

adquiere sabiduría;

y sobre todas tus posesiones adquiere inteligencia.

Engrandécela, y ella te engrandecerá;

ella te honrará, cuando tú la hayas abrazado.

Adorno de gracia dará a tu cabeza;

corona de hermosura te entregará.”

(Proverbios 4:7-9)


Amig@: ANTE TODO, busca y halla la sabiduría. Adquiere la sabiduría y abraza la inteligencia de vida, porque solo ellas te honrarán y te engrandecerán. ¿Quieres vivir con un adorno de gracia sobre tu cabeza? ¿Quieres que te corone la hermosura? “Sabiduria ANTE TODO; adquiere sabiduria; y sobre todas tus posesiones adquiere inteligencia.”


Esta sabiduría es un conocimiento de lo que es bueno y lo que es malo en la vida. Esta sabiduría es una inteligencia para entender las cosas importantes y trascendentes. Esta sabiduría es un discernimiento para poder distinguir y escoger entre lo valioso y lo vacio. Esta sabiduría es una prudencia para hablar y una discreción para actuar de maneras correctas y agradables.


Proverbios 2 dice que esta sabiduría es escudo de protección a los que caminan rectamente. Esta sabiduría es lo que guarda y preserva los caminos y las veredas de los santos, Esta sabiduría es lo que libra a los justos de los hombres y las mujeres perversos, torcidos, tenebrosos, viciosos e infieles. Esta sabiduría es lo único que lleva al ser humano a la vida abundante y a la vida eterna.


Más importante que todo, “El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia.” (Proverbios 9:10)


Además, esta sabiduría solo es dada por Dios – este conocimiento y esta inteligencia solo vienen de Su boca. (Proverbios 2:6)


Amig@: ¿tú quieres ANTE TODO adquirir esta sabiduría en este año?


“… si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Pero pida con fe, no dudando nada …” (Santiago 1:5,6ª)


Es sencillo: sinceramente de corazón, creyendo que la sabiduría que da Dios sí es la repuesta a todas tus necesidades y todos tus anhelos para este nuevo año y para toda tu vida, pídele a Dios que te la regale. Y Él, a todos incluyéndote a ti, sin reproche y abundantemente, te la dará. Teniéndola, así podrás vivir enaltecido, respetado y verdaderamente bello en este nuevo año.



Más Contenidos [+]