Para Dios Todo Es Posible

Compartelo



Martes, Diciembre 31 del 2019

 

Hace unos 2000 años, se le dijo a una joven virgen judía que iba a concebir por el Espíritu Santo y tener un bebé.

 

Todos conocemos la historia. La conocemos tan bien, que la concepción tan completamente inusual de María suena normal y natural para nosotros hoy en día. Pero piensa por un momento: una humilde adolescente israelita de Nazaret es visitada un día cualquiera por un angel (!) — y se le dice que ella, comprometida con un hombre y todavía una virgen, va a concebir y dar a luz al Hijo de Dios por el poder del Altísimo (!). Imposible! Inimaginable! Inconcebible! Asombroso! Extraordinario! Milagroso! 

 

Pero ella, la sierva del Señor, simplemente aceptó la noticia tan sorprendente. Por la persona que ella era. Y por Quien el angel Gabriel dijo que era Dios: el Ser por el Cual “nada hay imposible”. 

 

Nada hay imposible para Dios. NADA HAY IMPOSIBLE PARA DIOS!

 

Jesús dijo casi las mismas palabras a Sus discípulos un día unos treinta años más tarde, cuando ellos se preguntaban si los ricos podrían entrar al reino de Dios. “Para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es posible.” (Mateo 19:26)

 

 

Mas para Dios todo es posible. MAS PARA DIOS TODO ES POSIBLE!

 

He escuchado estas palabras — “nada hay imposible para Dios” y “para Dios todo es posible” — muchas muchas veces a través de los años. Pero de alguna manera u otra, en esta época navideña pasada tocaron una fibra muy profunda y sensible en mi corazón. Y sentí que Dios mismo me estaba desafiando a hacer de estas palabras un emblema para este nuevo año 2020: conocerlas, entenderlas, creerlas y vivirlas con todo mi ser. 

 

PARA - DIOS - TODO - ES - POSIBLE. 

 

“Para” Dios: en algunas versiones no dice “para” Dios, sino “con” Dios. Porque no es aparte de El - no es solo - y no es con otra persona. Solo es junto “con” Dios. 

 

Para “Dios”: el Ser Supremo - el Creador - el Salvador - el Redentor - el Soberano - el Altísimo - el Rey de Reyes y Señor de Señores.

 

“Todo”: no solo algunas cosas - no solo las cosas sencillas - no solo las cosas naturales y normales. Pero “todo”, “todas las cosas”. Y especialmente esas cosas que para el hombre son imposibles. Las cosas sobrenaturales. Las cosas milagrosas. 

 

“Es”: no era - y no será. Aunque “era” es verdad para el pasado. Y “será” es verdad para el futuro. Pero Jesús quiere decir ahora, hoy, en este mismo momento.

 

“Posible”: imposible para el hombre - pero completamente posible para Dios. No garantizado, eso no, ni prometido ni comprometido simplemente porque nosotros queremos que algo sea de alguna manera. Pero definitivamente posible si el propósito y la voluntad de Dios estén allí.

 

Y no solo “posible”. En el Antiguo Testamento hay dos versículos que hablan esta misma verdad en palabras algo distintas, uno en Génesis y el otro en Jeremías.

 

En Génesis, Dios ha venido a visitar a Abraham y a Sara — Abraham muy avanzado en años y Sara una mujer estéril — y les está prometiendo un hijo en su vejez. Sara duda y se ríe entre sí detrás de una puerta, y Dios le dice a Abraham: “¿Por qué se ha reído Sara diciendo: Será cierto que he de dar a luz siendo ya vieja? ¿Hay para Dios alguna cosa difícil? Al tiempo señalado volveré a ti, y según el tiempo de la vida, Sara tendrá un hijo.” (Génesis 18:13-14) HAY PARA DIOS ALGUNA COSA DIFICIL?

 

Muchos siglos más tarde, el profeta Jeremías contestó a la pregunta retórica que Dios le había hecho a Abraham cuando declaró: “¡Oh Señor Jehová! He aquí que tú hiciste el cielo y la tierra con tu gran poder, y con tu brazo extendido, ni hay nada que sea difícil para ti.” (Jeremías 32:17) NI HAY NADA QUE SEA DIFICIL PARA TI.

 

No solo es que todo es posible para Dios, y nada hay que sea imposible para El. Sino que para y con Dios, nada es ni difícil. Pronunciando tu nombre, o pronunciando a existencia todo el universo, es lo mismo para El. Sanando una fiebre, o resucitando a alguien de la muerte, es lo mismo para El. Porque para Dios, nada es difícil. Para Dios, nada es imposible. El es todopoderoso: es decir, todo poderoso. El es omnipotente: es decir, infinitamente poderoso sin límites alguno. Lo que para el hombre es o sencillo o retador, simple o arduo, para Dios es uno y lo mismo: todo para El es descomplicado y fácilmente realizable.

 

Entonces, querid@ amig@, qué significa eso para nosotros al terminar este año 2019 y al empezar el nuevo año 2020? Qué significa “nada hay imposible para Dios” para ti? Qué significa “para Dios todo es posible” para mi?

 

Qué en tu vida y en la mía en estos días es completamente imposible humanamente hablando? Qué sin duda alguna requiere una intervención divina si va a suceder? Si esa cosa, o esa persona, o esa situación en tu vida y en la mía sean según los pensamientos y los propósitos, los caminos y la voluntad De Dios, entonces no importa cuán imposible parezca en el plano natural, para Dios y con Dios en el plano sobrenatural será posible. 

 

Escojamos en este día creer estas palabras para nosotros. No solo para Maria la madre de Jesús hace tantos siglos ya. Sino para nosotros, para el día de hoy. Para nosotros, para este nuevo año 2020. 



Más Contenidos [+]