Gracia En El Desierto

Compartelo



Martes Febrero 18, 2020

 

 

Por muchos años estaba muy arriba en la lista de mis deseos para cumplir antes de morir.

 

Es decir: una visita al Gran Canyon en Arizona - junto con una visita a tres parejas que no habíamos visto en años, dos de las cuales viven en Tucson y la otra en Phoenix.

 

Pero pasaron los años, y nunca podíamos planear ni hacer realidad un viaje a esa parte de los Estados Unidos. 

 

Hasta hace unos meses atrás, cuando una de las parejas en Tucson nos invitó a pasar 10 días con ellos allí. Entonces, esta vez cerramos los ojos y los oídos a otras situaciones apremiantes, compramos nuestras boletas en avión - y luego, hace unas tres semanas ya, nos lanzamos a una nueva aventura! 

 

Que resultó siendo absolutamente todo lo que jamás me había imaginado que fuera - y mucho más!

 

El día que volamos a Tucson, Dios me habló desde Su Palabra unas de las más preciosas palabras que jamás me había prometido: palabras que se fueron conmigo todos los días que pasamos viajando por y visitando a nuestros amigos en Arizona.

 

Así dice el Señor:

"El pueblo que escapó de la espada

    ha hallado gracia en el desierto;

    Israel va en busca de su reposo."

(Jeremías 31:2)

 

Tan increíblemente apropriado! 

 

Sí, sentimos que habíamos pasado por un período en nuestras vidas cuando nos habíamos escapado "de la espada" - la misma espada que todo el mundo merece, pero que por la misericordia de Dios nadie nunca tiene que enfrentar y sufrir.

 

Sí, sentimos que hemos estado viviendo en un "desierto" de algún tipo en estos últimos meses - un lugar árido, estéril y aislado donde nuestras almas están siendo podadas para producir aún más fruto. 

 

Ese día hace tres semanas, estábamos volando a un desierto literal: el Desierto de Sonora para ser exacto, que cubre unas 100,000 millas cuadradas en el suroeste de Norte America. 

 

Ese día estábamos literalmente buscando un tiempo de reposo lejos de la ocupación y de la fatiga de nuestras vidas diarias. 

 

Y la promesa de Dios en este desierto de Arizona y en este desierto de nuestros corazones? Que hallaríamos "gracia en el desierto". 

 

Qué expresión más hermosa! GRACIA EN EL DESIERTO. Parecen ser dos palabras e ideas mutuamente excluyentes. Normalmente pensamos en un desierto como algo seco, estéril y desolado. Y pensamos en la gracia como algo muy distinto: bondad, favor y fecundidad. Sin embargo, así ES Dios y así OBRA Dios: donde no debería haber nada y donde muchas veces de hecho no hay nada, El ofrece algo - algo bueno y rico y hermoso, Su GRACIA. 

 

Su gracia manifestada de mil formas tanto grandes como pequeñas - expresada en un sinnúmero de palabras y acciones y situaciones que llenan el corazón y el alma de consuelo y de gozo. 

 

Pasamos tres maravillosos días en Phoenix con una pareja que no habíamos visto en 24 años - y más allá de ese tiempo tan gratificante, también nos deleitamos en el Jardín Botánico del Desierto y en un pintoresco paseo subiendo la Montaña del Sur. La GRACIA de Dios EN EL DESIERTO.

 

 

Pasamos un día precioso hablando y caminando, comiendo y orando junto con nuestros amados amigos y mentores espirituales en Tucson - un día con dos "héroes de la fe" que recordaremos y atesoraremos por siempre. La GRACIA de Dios EN EL DESIERTO.

 

 

Junto con dos parejas más con las cuales estábamos pasando la semana, una de Tucson y la otra de Colombia, pasamos un día muy significativo recordando un trágico accidente de tránsito en Pasto, Colombia hace unos 35 años - donde un joven murió, y los otros tres que estaban juntos en el carro con él ese día sobrevivieron para servir a Dios el resto de sus vidas. Rememoramos, nos reímos, lloramos - y tuvimos unos hermosos tiempos de oración juntos. La GRACIA de Dios EN EL DESIERTO.

 

 

Pasamos un día muy divertido en el pueblo de Tombstone (es decir, "lápida" - algo irónico, no?)! Conocido por su historia del Oeste Salvaje, vimos la recreación de un tiroteo entre alguaciles y bandidos del año 1881, almorzamos en La Cantina el Palacio de Cristal, caminamos para arriba y para abajo en la histórica Calle Allen, y nos vestimos Ruben como "alguacil" y yo como "una dama de dinero" y nos tomaron una foto en la Tienda de Fotos de Antaño! Fue tan divertido! La GRACIA de Dios EN EL DESIERTO.

 

 

Pasamos tres dias absolutamente gloriosos visitando el Gran Canyon y la ciudad de Sedona. Oh! La magnitud, el misterio y la majestad del Gran Canyon! Hubiese querido quedarme y caminar y tomar fotos por días sin parar - tan imponente y tan hermoso es ese lugar del mundo! Y Sedona con sus magníficos paisajes de rocas rojas no nos defraudó tampoco - al amanecer, al atardecer y a toda hora del día las vistas y las caminatas son sensacionales! La GRACIA de Dios EN EL DESIERTO para mi. 

 

 

 

Pasamos una maravillosa última mañana en el Show de Gemas y Minerales de Tucson: el show más grande, más antiguo y más prestigioso de gemas y minerales en todo el mundo. Almorzamos mexicano con unos queridos amigos. Pasamos la tarde en una fundación en la ciudad que ayuda a que pobres niños inmigrantes encuentren valor, esperanza y propósito para sus vidas. Y terminamos el día y nuestro viaje con un delicioso asado, un último lindo atardecer tucsoniano, y con oración. La GRACIA de Dios EN EL DESIERTO para mi. 

 

 

Gracias Señor, por haber sido fiel a Tu promesa para conmigo:

 

- por la GRACIA  de amistades renovadas, y de ser escuchado y entendido, amado y valorado.

 

- por la GRACIA de ver cumplir algunos de mis deseos antes de morir: llegar por fin al Gran Canyon, correr por aquí y por allá como una niña chiquita, riéndome y llorando - tan tan feliz de estar donde estaba, de hacer lo que estaba haciendo, junto con los que estaba!

 

- por la GRACIA de días locos y divertidos. Y por la GRACIA de días profundamente significativos. 

 

- por la GRACIA de palabras bondadosas, acciones sacrificiales, billeteras generosas, corazones abundantes. 

 

Estando en medio del Desierto de Sonora en Arizona, y en medio de nuestros desiertos personales del alma - pero sin duda alguna encontramos GRACIA sobre GRACIA sobre GRACIA por donde quiera que nos fuimos EN EL DESIERTO. 

 

Tal cual como lo dijo el SEÑOR. 



Más Contenidos [+]