Jesus Es Mi Luz y Mi Salvacion

Jesus Es Mi Luz y Mi Salvacion Compartelo



Sabado, abril 21 del 2012

Hace unos días una amiga me compartió el siguiente versículo bíblico:

“¿Quién hay entre vosotros que teme a Jehová, y oye la voz de su siervo? El que anda en tinieblas y carece de luz, confíe en el nombre de Jehová, y apóyese en su Dios.” (Isaías 50:10)

Al meditar en estas palabras, pensé en las veces que yo he caminado en pura oscuridad, sin luz alguna. Me sentía sola, asustada, insegura, confundida y extenuada. Cada sonido, cada movimiento me atemorizaba.

¿Qué había allá afuera que me podría lastimar o matar? ¿Cómo podía seguir si no veía donde iba? ¿Por qué, si yo pensaba que estaba avanzando, en realidad estaba caminando en círculos, gastando tiempo y esfuerzo, pero siempre regresando al punto inicial de partida? ¿Y cuan largo y difícil iba a ser el camino, si no lo podría ver delante de mí?

Y así, cuando estamos andando en las tinieblas de las situaciones de nuestras vidas, cuando no hay ninguna luz para acompañarnos, para tranquilizarnos y fortalecernos, para guiarnos en el camino correcto. Nos hacemos las mismas preguntas:

¿Qué hay en mi presente o en mi futuro, escondido en la incertidumbre de lo desconocido alrededor de mí, que me podría hacer daño o aun matar, o hacerle daño o matar a alguien a quien amo?

¿Cómo sigo caminando, si no tengo ni idea por donde ir?

¿Por qué siento que no avanzo, que doy vueltas inútiles, que siempre termino donde empecé, que no he cambiado, que no he madurado?

¿Y cuán prolongado y cuan penoso va a ser este camino, porque no lo estoy viendo delante de mí, y no sé cómo prepararme?

Pero he descubierto la verdad de las palabras de Isaías 50:10, que precisamente cuando estoy andando en tinieblas y mi caminar carece de luz – es allí donde debo apoyarme y confiar en el nombre de Dios – es allí donde debo andar, no por vista, sino por fe – es allí donde tengo que recordar y afirmar en mi ser interior todas las promesas que El me ha dado. Porque, como dice el Salmo 119:105: “Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino.” Son las palabras y las promesas que Dios ha hablado a mi vida que me tienen que sostener cuando no veo ni entiendo nada.

Y El me ha dicho muy claramente:

“Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti … No temas, porque yo estoy contigo …” (Isaías 43: 2, 5ª) Supongo que cuando pase por un tiempo de oscuridad en mi vida, de igual manera El estará conmigo y no dejará que las tinieblas prevalezcan.

"No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia … Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice, 'No temas, yo te ayudo.'" (Isaías 41:10 y 13) Nunca me tengo que sentir sola, ni abandonada, ni temerosa en mi caminar por la oscuridad – Dios ha prometido estar conmigo, esforzarme, ayudarme, sustentarme – me asegura que Su mano derecha sostendrá mi mano derecha para poder mantenerme parada y fortalecida.

El Salmo 27:1 dice: “Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?” Y Miqueas 7:8 dice: “… aunque caí, me levantaré; aunque more en tinieblas, Jehová será mi luz.”  Cuando no hay luz para mi camino y me hallo en tinieblas, Dios mismo es y será mi luz, mi salvación y la fortaleza de mi vida – no tengo que temerle a nada ni a nadie.

En estos días, hay un área en mi vida en dónde me he encontrado en oscuridad. He tenido momentos de confusión, de inseguridad, de ansiedad, de llanto. No sé por dónde ir, por dónde coger, porque no veo ningún camino por delante. Pero aun así – morando en tinieblas y careciendo de luz – he decidido confiar en mi Dios y apoyarme en Él; he escogido creer que Él está conmigo, que Él me sustentará y me ayudará a encontrar el camino y salir de nuevo a la luz. Porque, en la oscuridad en la cual vivo ahora, Él mismo es mi luz y mi salvación.


Más Reflexiones [+]