Mi Mama

Mi Mama Compartelo



Sábado, mayo 12 del 2012

Mañana es el Día de la Madre. Quisiera estar viviendo cerca de la mía, para poder pasar el día con ella, cocinar para ella, hablar y reírme con ella, disfrutarla … Pero no lo podré hacer. Ella y yo vivimos en continentes diferentes, y una llamada de skype-a-teléfono-fijo es lo mejor que podremos hacer en nuestro caso. Pero al menos podré escuchar su voz. Y al menos ella escuchará que yo me acordé y me importa este día, que ella es especial para mí, y que la amo.

Cuando pienso en mi mamá, pienso en muchas cosas bonitas. Ella, obviamente, no era y no es perfecta. Pero tiene tantas virtudes que me han marcado para bien, tiene tantas fortalezas que se han plasmado en mi propia vida. Por todo su amor demostrado en sus cuidados y en sus detalles – por el ejemplo de excelencia, de belleza, y de dedicación que me ha dado en todo lo que se hace en la vida – por todos sus esfuerzos para criarme y levantarme a ser una mujer valiosa y útil para Dios, para mi familia, para el mundo. Por todo eso, y mucho mucho más, hoy le doy gracias a ella. Y Le doy gracias a Dios por haberme dado una mamá tan abnegada, tan bondadosa, y tan esforzada como ella.

Amig@: si tú todavía tienes a tu mamá viva, regálale de tu tiempo y de tu amor en el día especial de mañana. No siempre tendrás la oportunidad para hacerlo. Demuéstrale con tus palabras y con tus acciones que ella es valiosa para ti, y que tú la estimas por todo lo que ha hecho, todo lo que hace y todo lo que es para ti. Quizás aun debes pedirle perdón por todas las veces que no la pensaste, no la trataste bien, y no la apreciaste como deberías. “Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.” (Éxodo 20:12) No es solo una buena idea, y no es una sugerencia – es un mandamiento, es lo que Dios pide de nosotros frente a nuestros padres: honra, honor, estima, y aprecio para nuestros papás y mamás.
 
Amig@: si tu mamá ya se fue de esta tierra, quizás es un día difícil para ti. Una mamá, sea la que sea, es única e irremplazable. Y llegar a este día del año y no tenerla al lado, puede ser muy triste y agobiante. Pero hay alguien que nunca se va a ir, que siempre estará a tu lado, y ése es tu Padre celestial. “Aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo, Jehová me recogerá.” Otra traducción dice: “Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Señor me recibirá en sus brazos.” (Salmo 27:10) Hoy no estás solo, ningún día lo estarás, aunque tu madre quizás ya no esté – porque aquí contigo está tu Padre en los cielos recogiéndote en Sus  brazos de amor.

Bueno … tristemente no voy a poder tener a mi mamá cerca de mi mañana. Pero eso me puso a pensar en otras personas alrededor de mi que tampoco tendrán sus madres cerca, porque también viven en lugares distintos – y decidí invitarlos a pasar el día con nosotros. Así al menos estaremos todos juntos, recordando con gozo y gratitud a nuestras madres – en el Canadá, en Alemania, en la China, en el cielo … y podremos celebrar la bendición de todavía tenerlas cerca, al menos en nuestros corazones.


Más Contenidos [+]