Mosaicos de Gracia

Mosaicos de Gracia

Lunes Mayo 2, 2022

 

¿No lo sabemos todos demasiado bien?

“La vida se rompe, y los corazones se rompen, y nuestras historias se rompen…”

“Sucede lo impensable, llega la llamada… la gente que uno ama se nos sale de las manos, se va, y no estamos seguros cómo vamos a seguir viviendo con un corazón que se sigue fracturando.”

“Tienes las cicatrices de una esperanza que se rompió y las esquirlas de todo lo que habías imaginado resultaron cortando tu corazón incomprensiblemente profundo.”

Sí: en algún momento de nuestras vidas, casi siempre muy inesperadamente, nos sucede a todos. 

Nos caemos.

Nos quebrantamos.

Nos hacemos añicos. 

Se esfuma nuestra belleza.

Desaparece nuestra utilidad. 

El daño, para nosotros y para los demás, parece ser irreparable. 

Y nuestra tendencia, supuestamente nuestra única alternativa, es de tirarnos a la basura. 

Pero Dios… PERO DIOS! Toda alabanza es para Su maravilloso nombre! DIOS NO ES COMO SOMOS NOSOTROS!

Dios no nos ve así como nos vemos nosotros.

Dios no actua con nosotros como nosotros actuamos con nosotros mismos.

Porque Dios no tiene sentimientos encontrados frente a nosotros así como nosotros los tenemos. 

Cuando nos caemos y nos quebrantamos, NOSOTROS solo vemos nuestros quebrantos más allá del rescate. Creemos que nuestra única opción es ser tirados y botados. Porque hemos olvidado cuán profundamente valorados y atesorados y estimados de verdad somos!

Pero, cuando nos caemos y nos quebrantamos, DIOS no ve solamente las esquirlas supuestamente irreparables de nuestros corazones y de nuestras vidas. El no las desecha automáticamente y sin cuidado. Porque, para El, simplemente somos demasiado valiosos para ser descartados y abandonados. En Su corazón de eterno amor para con nosotros, de una manera u otra tenemos que ser salvados. En Su infinitos cuidados y Su infinita creatividad, El puede hacerlo - una esquirla a la vez. 

Sí. “La vida se rompe, y los corazones se rompen, y nuestras historias se rompen. PERO NADA PUEDE ROMPER LAS TRAMAS REDENTORAS DE DIOS.”

“Lo que parece ser imposiblemente destrozado, posiblemente puede ser remendado con costuras de oro.”

Toda alabanza sea para Dios! Quien toma todo nuestro quebrantamiento y lo redime - y quien vuelve a escribir las historias de nuestras vidas en algo entero y hermoso y bueno! Quien toma lo que supuestamente es “imposiblemente destrozado” que somos nosotros - nos remienda con las “costuras de oro” de Su misericordia y Su gracia - y nos vuelve a hacer en algo completamente nuevo, y aun más exquisito y deslumbrante de lo que éramos antes!

Por lo tanto, “por qué fingir que tu corazón nunca ha necesitado ser remendado? Por qué permitir que haya vergüenza en nuestro dolor, cuando puede haber una recuperación de ello? No tiene que haber vergüenza en el dolor. No tenemos que fingir, tratando de esconder un remiendo. Hay un camino a la sanidad que es santo.”

Aun Jesús, nuestro glorioso y exaltado Jesús, será recordado y reverenciado por toda la eternidad no solo como EL CORDERO - sino como el Cordero QUE FUE INMOLADO. Sus cicatrices no son y nunca serán escondidas. Su anterior quebrantamiento no sigue siendo y nunca será una humillación. Su dolor terrenal no sigue siendo y nunca más será una vergüenza. Por siempre y para siempre El llevará su inmolación y Su sacrificio como una insignia de honor y dignidad y alabanza. No fingiendo que nunca ocurrió - no escondiendo la verdad que sí ocurrió - sino llevándola como una corona de mérito y de gloria sobre Su cabeza. 

No puede entonces ser lo mismo con nosotros? Sí. En nuestro quebrantamiento, de nuevo podemos llegar a ser objetos de belleza y de utilidad como con el arte japonés de Kintsugi: remendados otra vez con las uniones doradas del amor y de la bondad de Dios. Para siempre, con gratitud y con gozo, llevando esas juntas de oro como cicatrices de gracia de la sanidad y de la renovación de Dios en nuestros corazones y en nuestras vidas. 

Amig@: “Aquello que está roto puede volver a ser unido en algo de belleza cuando el corazón está unido al corazón de Dios.”

No importa cuán quebrantados y cuán destrozados seamos en un momento dado, Dios nos puede recoger, con profundo amor y absoluta determinación nos puede volver a remendar, y nos puede transformar en “un mosaico de gracia”. 

 

Todas las citas de @annvoskamp. Todas los pensamientos y las reflexiones adicionales de @bevdramirez. 

+ 180° PARA LEER